De acuerdo a los registros de SIGET, fue en 1986 cuando por resolución de ANTEL de fecha 30/04/1986, se otorgó Licencia para operar un Sistema de Televisión por Suscripción por Medios Alámbricos, a la empresa FUTURAMA, S.A. DE C.V., representada por el señor José María Durán Pacheco, sin que aparezca delimitada el área de operación del sistema; sin embargo para ese entonces, era únicamente en San Salvador, donde incipientemente se ofrecían los servicios, ya que dada su naturaleza y su costo, eran únicamente para gente privilegiada. Ese mismo año se otorgaron otras 3 licencias para sistemas similares en área de San Salvador y sitios aledaños.
Es en la década de los 90´ cuando se da el mayor auge y la proliferación de estos servicios, en ese ciclo, se generaron no menos de 140 resoluciones, de las que al menos 100, era para el otorgamiento de licencias para operar sistemas de Televisión por Suscripción, conocidos como Sistemas de Televisión por Cable, dado que en ese momento, los servicios eran prestados principalmente utilizando cable coaxial para el transporte de las señales a los hogares afiliados.

En el período 1986 a 2013, se han otorgado no menos de 300 licencias para la operación de sistemas tan pequeños, como para operar en un solo cantón o caserío en diferentes zonas del país.

Muchas de esas licencias, vale decir, nunca entraron en operación, otras se desarrollaron y luego fueron absorbidas por los operadores de mayor escala y hoy día se contabilizan un promedio de 60 sistemas activos, operando en lugares tan remotos como los Cantones San Jerónimo, Mal Paso y la Joya en el municipio de Meta pan; ciudad de Concepción de Oriente, del municipio del mismo nombre en el departamento de La Unión; en el cantón Piedras Negras, del mismo departamento.

En los departamentos en los que ha habido mayor proliferación de estos sistemas, es en los que forman la zona oriental, con al menos 100 licencias otorgadas, de las cuales al menos 25 se encuentran activas.

Con el vertiginoso avance tecnológico y con la llegada de la fibra óptica, estos pequeños sistemas se ven influenciados por los más dominantes, dado que por su topología, se prestan para la diversificación de servicios conocidos como doble o triple play, en los cuales no solo se brinda el servicio de tv por cable, sino que también se puede ofrecer servicios de telefonía fija y de internet.

La llegada de la era digital, también es otro factor que está poniendo en jaque a los más pequeños, dado que los costos de digitalizar un sistema, aun cuando los beneficios son cuantificables, no están al alcance de sistemas que en algunos casos tienen no más de 500 clientes, con tarifas tan mínimas de $ 10.00 dólares al mes, por un servicio de 20 o 30 canales.

El futuro, aunque un tanto incierto para unos, es muy prometedor para la mayoría de sistemas, algunos de los cuales ya están dando pasos concretos hacia la digitalización y a la prestación de servicios de doble y triple play.